français | español | english
Fondo Documental Dinámico
sobre la gobernanza de los recursos naturales en el mundo

Estudio del caso de la Cooperativa Nuevo Mexico, Municipio de San Vicente de Pacaya, Departamento de Escuintla, Guatemala

Diversidad de derechos, diversidad de derecho-tenientes y diversidad de sistemas de gestión de los derechos

Escrito por: Pierre Merlet, con el apoyo de UT’Z CHE’ e ACOFOP

Fecha de redaccion: julio 2011

Organizaciones: Association pour contribuer à l’Amélioration de la Gouvernance de la Terre, de l’Eau et des Ressources naturelles (AGTER), Asociación de forestería comunitaria de Guatemala (Ut’z Che’)

Tipo de documento: Estudio / Trabajo de investigación

Presentación del caso

1. Ubicación y historia

La Cooperativa Nuevo México se encuentra en San Vicente de Pacaya, Departamento de Escuintla. Está constituida por personas provenientes de diferentes regiones y grupos étnicos que estuvieron refugiadas en México entre 13 y 17 años durante la guerra civil guatemalteca (1960-1996) (Ver G-1 La situación de la tierra y de los bosques en Guatemala). Durante los años de exilio, los refugiados lograron organizarse de manera a coordinar con el estado guatemalteco su retorno al país. Uno de los problemas más importantes para organizar dicho retorno era conseguir tierras para su instalación ya que mientras estaban fuera del país, las tierras que ocupaban antes irse fueron tomadas por otras personas. Uno de los aspectos de los Acuerdos de Paz firmados al final de la guerra fue justamente el compromiso del Estado guatemalteco para entregar tierras a estos grupos comunitarios refugiados en México. El proceso previsto en los acuerdos de paz era que, a través un fondo de tierras gestionado por el estado, dichos grupos pudieran comprar un área de tierra mediante un pago distribuido sobre varios años.

El retorno a Guatemala del grupo de refugiados que ahora conforman la Cooperativa Nuevo México se realizó en 1995. La compra de la tierra se efectuó colectivamente y la transacción se realizó a nombre de una cooperativa formada por los miembros del grupo. Posteriormente se le asignó a cada socio de la cooperativa parcelas individuales para la agricultura y la construcción de sus viviendas. Sin embargo, unas pocas áreas no fueron distribuidas de forma individual. Se trata de unas áreas de bosques, de las fuentes de agua y de una zona para el cementerio.

Finalmente, a partir del año 2003, se inició un proyecto de reforestación con el apoyo del Programa de Incentivos forestales (PINFOR) del gobierno de Guatemala. A través de éste proyecto ciertos socios empezaron a reforestar con palo blanco una parte de las áreas que les habían sido distribuidas individualmente (alrededor de 100 Ha reforestadas) y la cooperativa reforestó una parte de las áreas conservadas de forma colectiva (14 Ha reforestadas).

2. La organización de la cooperativa y el manejo de los recursos naturales y de la tierra

La cooperativa ocupa un área total de 545 hectáreas distribuidas de la siguiente forma: Área de bosque natural (10 ha) ; Área para agricultura (274 ha) ; Área para pastos (50 ha) ; Plantaciones forestales (117 ha) ; Sistemas agroforestales (32 ha) ; Otros usos (32 ha) ; Área urbana (30 ha). La cooperativa tiene 80 asociados jefes de familia y esta organizada de la forma siguiente:

  • una asamblea general que se reúne por lo menos una vez al año que aprueba los planes de trabajo anuales y elige a los comités y comisiones presentados más abajo.

  • un consejo de administración (o junta directiva) compuesto por 5 miembros y que se encarga de la implementación del plan de trabajo anual y del manejo de los recursos de la cooperativa

  • una comisión de vigilancia compuesta encargada de la fiscalización de las actividades de la cooperativa

  • un comité de educación a cargo de la formación de los miembros de la cooperativa y de la divulgación de las actividades desarrolladas

un comité agrícola encargado del manejo del área de bosque en el terreno común de la cooperativa

un comité forestal que representa únicamente a los socios que participan en proyecto de reforestación (son 47 en total) y que se encarga de la buena implementación del proyecto de reforestación.

El uso de los recursos naturales en el área de la cooperativa es el siguiente:

  • El agua se usa para abastecimiento de agua potable y sistemas de riego

  • La tierra en las mayoría de las parcelas individuales se utiliza para la agricultura

  • Los bosques, ya sean las áreas colectivas o individuales, se aprovechan para extraer leña, madera, plantas medicinales y para la caza.

Situación actual en cuanto a derechos a la tierra, los bosques y otros recursos naturales

1. Una multiplicidad de actores con derechos sobres los recursos naturales y la tierra

Los actores que ejercen derechos sobre los recursos naturales que se encuentran en el área de la cooperativa son:

  • El Estado guatemalteco a través de los gobiernos locales e instituciones gubernamentales

  • La cooperativa Nuevo México

  • Los socios individuales de la cooperativa

2. La distribución del conjunto de derechos sobre los recursos naturales en la Cooperativa Nuevo México

Reflexiones a partir del caso de la Cooperativa Nuevo México: derechos individuales y derechos colectivos

El caso de la Cooperativa Nuevo México ilustra toda la complejidad que existe entre derechos individuales y derechos colectivos. En efecto, aunque los socios de la cooperativa obtuvieron el acceso a la tierra de forma colectiva, muy rápidamente se distribuyeron dicha tierra en parcelas individuales que cada familia trabaja de forma independiente. A pesar de esto, el conjunto de derechos que existe en la cooperativa hoy en día demuestra que siempre se ha mantenido una dimensión colectiva importante dentro de los derechos, ya sea para la gestión de áreas de importancia comunitaria (fuentes de agua, bosque comunitario) o para el control de la transferencia de derechos hacia personas externas a la comunidad. Dicho de otra forma, aunque le gestión individual y los derechos individuales predominen en el caso de la cooperativa Nuevo México, lo individual siempre esta limitado por lo colectivo y, en particular, por la búsqueda de alcanzar un bien común (acceso a agua, leña y madera para toda la comunidad, necesidad de controlar quien puede o no ser miembro para asegurar una convivencia harmoniosa).

Por otro lado, desde 2005, el estado guatemalteco esta promoviendo un proceso de regularización y registro catastral de las tierras. Este proceso implica un reconocimiento de campo para averiguar donde están los linderos y su coincidencia con los de las propiedades vecinas y la posterior medición y titulación de los predios siempre y cuando dichos predios no sean objeto de ningún conflicto. En el marco de este proceso surgen nuevas preocupaciones dentro de la cooperativa. En efecto, como la propiedad estaba en el pasado inscrita a nombre de la cooperativa, surge dentro de la comunidad la cuestión de saber como lograr el reconocimiento legal de los derechos individuales sobre la tierra y los recursos. La reivindicación de parte de los socios de la cooperativa para hacer reconocer legalmente sus derechos individuales corresponde con una demanda para obtener la medición interna de las parcelas individuales. Sin embargo, al mismo tiempo se teme que la parcelación interna de la cooperativa a nivel legal tenga como consecuencia la perdida de la unidad comunitaria que existe dentro del predio colectivo comunal. Esto se debe a que la titulación individual de las parcelas puede conllevar a que algunos socios vendan mas fácilmente sus tierras actores externos con visiones de desarrollo diferentes a la de la mayoría de los comuneros (por ejemplo a grandes productores de caña o palma africana) lo que podría ocasionar la desestructuración de la unidad territorial y organizativa de la comunidad.

Siempre existe una dualidad entre derechos individuales y derechos colectivos. Ambos coexisten, se controlan y se influencian mutuamente. La puesta en marcha de programas y proyectos de regularización de los derechos sobre los recursos a nivel legal, que incluyen la medición, inscripción y/o titulación de las tierras, tiende a no tomar en cuenta esta complejidad y a proponer dos opciones excluyentes de reconocimiento de derechos: la titulación colectiva por una parte y la titulación individual por otra parte. Uno de los desafíos claves de dichos programas es entonces la articulación entre reconocimiento de derechos individuales y reconocimiento de derecho colectivos.

Este documento es una de las FICHAS PEDAGÓGICAS sobre la gobernanza de los bosques, desarrolladas en el cuadro de un proyecto financiado por la Fundación Ford y la Fundación para el Progreso del Hombre, en colaboración con los socios de la Iniciativa para los Derechos y los Recursos (RRI) en dos países, Camerún y Guatemala. Este trabajo de reflexión tiene por objeto de facilitar la comprensión de las cuestiones relacionadas con la gestión de los recursos comunes que son los bosques y la apropiación de los términos del debate por los actores interesados. La posibilidad de recurrir a ejemplos procedentes de realidades diferentes tiene como objetivo de hacer avanzar las ideas recibidas y promover propuestas y soluciones innovadoras.

Bibliografía

Calderón Zapet, F. (2009) Descripción de gestión colectiva de los recursos comunales de la Cooperativa Agrícola Integral Nuevo Mexico R.L., San Vicente Pacaya, Escuintla, Guatemala Trabajo de graduación, Universidad de San Carlos de Guatemala, Facultad de agronomía

Carpeta

Recurso

Organizaciones